Patchwork: Vocablo ingles, significa trabajo con retales.
Quilt: Colcha compuesta de tres capas de tejido, cosidas entre sí.
La superior puede ser de patchwork y la central es un relleno de algodón.

miércoles, 16 de mayo de 2018

Kimonos cortos para el verano

Aunque el buen tiempo no acaba de quedarse, 
ya tenemos ganas de que haga calorcito 
y poder empezar a ponernos las nuevas compras y las sandalias...

Y para dar más color a tus conjuntos básicos, 
los "haoris" o kimonos cortos, sin cinturón, de La Reina Mora. 
Se llevan como chaquetas abiertas, 
sobre vestidos lisos, vaqueros, mallas o piratas...
El largo a la cadera, las mangas al codo 
y en talla única, sin complicaciones.

Todos a 55 €, más 3 € de envío en la Península.

El primero, mi favorito de este año.
El estampado de flores grises y naranjas, con el delineado 
de los estambres y las formas en un naranja pálido, me parece espectacular. 
El ribete, naranja-coral, hace aguas en un tono rosa y tiene salpicaduras doradas.

Con grandes flores color ciclamen, sobre un fondo verde pastel. 
Los ribetes, morado-azulado con florecitas rosas y ramitas.

 Con estampado de mariposas en tonos azules, rosa, verde y oro, 
sobre un fondo azul claro intenso.
Detalle de las telas, donde se ve el borde, con hojitas redondas
como abanicos.

Estampado de ramas (simuladas con puntos) y flores blancas y rosas, con centro granate
sobre fondo gris marengo. Las florecitas más pequeñas son plateadas.
Ribeteado en un tono rosa sutil, tirando a salmón.
La foto de las telas es más fiel al color... (al menos en mi ordenador).

Estampado de iris rosados y malvas, con hojas verde claro y oscuro. Delineados en dorado.
El borde es un graduado de color verde menta, con lunares dorados.
¡Creo que le da un punto alegre y le resta seriedad al kimono!
Este es muy elegante, con flores azul claro y turquesa sobre un azul marino, casi negro.
El ribete, tiene hojitas verdes, además de florecitas al tono.

Todos a la venta en la web

domingo, 6 de mayo de 2018

El quilt beige y dorado

Esta colcha me la ha encargado una amiga de mis hermanas, 
que llevaba tiempo con ganas de pedirme una.
Por fin se animó: quería algo muy neutro, en beiges y cremas,
porque tiene un dormitorio minimalista, con muebles de madera.

Y quería que tuviera un punto rojo y granate, 
pero cuando hicimos pruebas, no nos convenció a ninguna de las dos.


Probamos también con verdes oscuros, 
y finalmente nos gustó la mezcla con azul turquesa.
Elegí hasta dieciseis telas distintas, entre crudos, beiges y
turquesas, con detalles dorados y plateados,
porque la pidieron de tamaño grande: 2,5 x 2,5 metros, para que 
cuelgue bien, ya que tienen una cama y un colchón altos.

El diseño consiste en tiras obtenidas cosiendo rectangulos por el lado largo.
Y rematé todo el borde con una tela imitando madera, 
porque me gustó el tono color miel con dorado.

 El acolchado, son rayas a lo largo de los rectángulos, onduladas.
Las hice con el pie de acolchado lineal, moviendo ligeramente el quilt.
Un trabajo de micos, por el peso de la colcha al ser tan grande.
Pero me gusta mucho el resultado final.

Las rayas onduladas le dan gracia también a la parte trasera, 
que es una tela sencilla con ramitas pequeñas.
Y el otro día, por fin, se la entregué en mano...

¡Muchas gracias, María y espero, de verdad, que la disfrutéis muchos años!

domingo, 4 de marzo de 2018

Quilt para las siestas

Hace casi un año, me encargaron una colcha 
para poner a los pies de la cama
y tenerla a mano a la hora de la siesta.

La habitación es amplia y muy luminosa y 
está decorada en tonos blancos, crema y madera, 
así que la idea de meter colores fuertes no era una opción.
Pero sí que queríamos que fuera un punto de atención.

Así que busqué ideas en Pinterest y encontré ésta, 
que gustó tanto, que la copié tal cual,
cambiando algo el tono azul para darle más luminosidad.

Elegí un montón de tonos lisos, entre beiges y grises, todos Kona Solids, de Robert Kaufman.

(Todavía no he encontrado de quién es la foto original,
así que no puedo agradecerlo y darle el crédito desde aqui)
Y aqui estoy yo, una tarde de invierno, 
componiendo el diseño de colores, con mi gata Lola de espectadora.

El resultado final, sobre la verja de mi vecino.
 Lo acolché a un centímetro de las costuras verticales, 
lo que por el revés hace un juego de rayas que le dá 
más vidilla a la trasera, una tela gris con un trazo muy pequeño.
Está rematado con un bies de la misma tela del back, 
pero por el revés, que es más clarito.
Y el encargo firmado:

Ya tengo otras dos terminadas, pero todavía no puedo enseñarlas
pero no las he entregado y no quiero estropear la sorpresa!